NOTA DE PRENSA

logocedet

Avances y desafíos, por la justicia social de los afrolatinoamericanos. Líderes y académicos coinciden en aciertos y debilidades, así como el poco interés de los gobiernos de la región.

En la ciudad de Cartagena (Colombia), a comienzos de diciembre del año pasado, se realizó el II Simposio "Después de Santiago: El Movimiento Afrodescendiente y los Estudios Afrolatinoamericanos", Cartagena, 2016, promovido por la Universidad de Cartagena y el Instituto de Investigación Afrolatinoamericanas (ALARI).

El evento tuvo, entre sus objetivos: la revisión de la producción académica, en los últimos 15 años, respecto al tema afrolatinoamericano, en general y afrodescendiente, en particular. Asimismo, la definición de demandas por parte del activismo y las comunidades, con respecto al conocimiento que se precisa, para avanzar proyectos de justicia social, en Latinoamérica. El segundo simposio contó con la participación de líderes e investigadores de Brasil, Argentina, Colombia, Perú, Estados Unidos, Inglaterra, Ecuador, Cuba, Canadá y Francia.

Las ponencias superaron las expectativas, al señalarse los avances y retrocesos en la justicia social de los afrodescendientes latinoamericanos y el impacto global que influye en las causas antirracistas, por parte de los gobiernos que expresan discursos intolerantes. Se nombró, en más de una ocasión, el desmantelamiento de entidades especializadas en el tema de la discriminación racial, como es el caso de SEPIR, en Brasil.

Se hizo mención a la presentación de propuestas claras, con el fin de reconectar con las instituciones multilaterales y entidades donantes para el acompañamiento de los proyectos. Lo contrario, a ello, es la falta de liderazgo y utilidad de los estudios por realizarse, limitando el bienestar y empoderamiento de las comunidades. Se trata de fortalecer la movilización de recursos y conseguir voluntades políticas.

Como último punto, se mencionó el incumplimiento de compromiso por parte de los gobiernos sobre justicia social: acciones afirmativas y la distintividad étnica, por ejemplo.

Entre los participantes estuvo Oswaldo Bilbao Lobatón, director ejecutivo de CEDET (Perú), quien menciona:

“El historiador Darien J. Davis que manifiesta y cito: ‘Durante la época colonial, la población africana superaba a la europea en algunas partes de América Latina, llegando, inclusive, a alcanzar una proporción de 15 a 1’.

Partiendo de esa premisa, cabe preguntarse el lugar que ocupa el legado afrodescendiente en la historiografía cultural y política de América Latina. ¿Cuál es el estatuto del patrimonio cultural de los afrodescendientes dentro del marco de las diferentes nacionalidades que conforman América Latina?”

Fotografías: II Simposio "Después de Santiago: El Movimiento Afrodescendiente y los Estudios Afrolatinoamericanos", Cartagena, 2016.