Imprimir esta página

“Carbón y Luna. Un mundo de queso y otro de aceituna”

gorritiEstamos reunidas y reunidos para la presentación en público de una pequeña criatura llena de luz “Carbón y Luna. Un mundo de queso y otro de aceituna”, es un libro para niños pequeños, guagüitas que empiezan a leer y nace con un carisma, una misión: promover la integración entre las personas.

¿Es necesario estimular a los niños a quererse entre sí, amar de manera universal y sin limitaciones? Aunque parezca extraño, si es necesario.

Podemos decir, “pero los niños son amor” Y es cierto. Su primer encuentro con la vida y las personas es la confianza y la entrega total, que son otras maneras de decir “amor”.

También es cierto que los niños van creciendo y teniendo experiencias que dan forma a su mente y a su cuerpo. Por ejemplo, uno quiere dormir… y no puede, o desea alimentarse y la leche está fría o demasiado caliente. Frustración se le llama. Crecer significa “educarse para amar dentro de la frustración”. Y entonces llegamos s los adultos para hacerles sentir seguros y confiados aún dentro dela experiencia de querer algo, de necesitar algo y no poder alcanzarlo.